Escuchar a Beatriz y Diego decirme que querían hacer su sesión de preboda a orillas de La Concha fue como escuchar música para los oídos. Y es que San Sebastián es una de esas ciudades que me tiene robado el corazón. Por lo que si en el mismo cóctel mezclamos una de tus ciudades favoritas y la pasión por la fotografía resulta un cóctel perfecto.

Una de las muchas cosas que me gustan de las sesiones de preboda es la libertad de movimientos que te permite el hecho de pasear por una ciudad con la mirada de un niño. dejándote sorprender por lugares y rincones que encuentras a tu paso en los que desarrollar tu fotografía.

A orillas de La Concha es un trabajo que deseaba hacer hace tiempo y que Beatriz y Diego han hecho que hoy sea una realidad.

No voy a extenderme mucho más. Tan sólo sube el volumen de tu dispositivo y disfruta de esta sesión de preboda en San Sebastián.

Espero que os guste.

Jorge.